Seleccione la dificultad

Insert-Coin-To-Begin

Tengo un pase para un día en la “Ciudad deportiva” de la tienda. Nunca he ido, no sé a qué atenerme ¡aunque vi Dodgeball! Eso debe de contar.

Creo que el compromiso con el ejercicio se puede dividir en niveles, principiante si lo haces por tu cuenta, intermedio si vas a clases de algo, avanzado si tienes una membresía a un club y muy pro si tienes algún aparato en casa.

Pero sabemos que todo eso es mentira. Todos los años las membresías se renuevan para ser olvidadas en semanas, los aparatos se convierten en percheros, las calles se llenan de gente el primer y último día del puente. Las clases tienen un auge que baja también. Todo como un grupo coral del así llamado “Deporteísmo”.

En otra ocasión acompañé a una amiga que quería inscribirse al antes mencionado lugar, tenían sauna (y yo solo me puedo acordar de la pelea de Viggo Mortensen en Eastern Promises y sentirme bien vulnerable) alberquitas, muchos aparatos para sentarte y mover de arriba a abajo o de izquierda a derecha alguna de tus extremidades y gente en ropa muy embarrada con sonrisas perenes. Me dijeron que contaban con fisioterapeutas, ortopedistas que me ayudarían a esculpir mi cuerpo de la mejor manera (Si, neta, esas palabras fueron empleadas). Eso tiene algunos años.

También acompañé al querido Héctor (lo recordamos por artículos como TRX https://menosdemau.wordpress.com/2014/06/02/trx/ ) a otro club en donde trabaja, con paredes de escalada, alberca, ring para artes marciales mixtas, una sala enorme para TRX y mucho menos aparatos, entiendo que esa es la tendencia. Vi una clase muestra de algo llamado Gap (para reafirmar la parte interna de los muslos hasta lograr la tan deseada brecha entre ellos).

Me parece que los clubes son como un gran buffet en el que corres el riesgo de encasillarte en 2 o 3 opciones si es que te decides disciplinarte. O perderte en todas las opciones que puede presentar y terminar por solo ir a socializar (que es totalmente válido, pero luego no debe ser sorpresa que no se obtengan los resultados que se buscaban de inicio).

Las clases de algo a veces son una prueba de tolerancia y paciencia. Pongamos como ejemplo una de mis clases. Tomo natación en un lugar, TRX en otro y pole en Vertical Fit http://verticalfitstudio.com/ (no me recompensan por estos comerciales, es puritito gusto).

Mi principal problema es en la natación. Las instalaciones de Tlalli son sorprendentemente buenas (es de gobierno, por eso mi escepticismo al principio), el precio excelente, los instructores saben lo que hacen, tienen personalidad de seguridad. La buena gente que va me hace ver que los adultos somos pésimos alumnos. A mayor edad más prepotencia. Termina siendo hasta peligroso que la gente crea que sabe hacer algo. Desde el no calentar adecuadamente para prevenir un calambre hasta no querer admitir que no nadan lo rápido que presumen o que no tienen el aguante para completar la distancia marcada o no respetar una formación para agilizar los ejercicios. Los adultos somos potencialmente los peores alumnos, precisamente porque creemos que somos adultos y sabemos. Craso error.

Esto no sucede con Héctor, que no me canso de decir que siempre está atento a cómo hacemos y como terminamos después de cada ejercicio y de todas en Vertical que también han sido la mar de amables y vigilantes. Supongo que es un rango de edad menor y eso contribuye.

Y luego está irse por la libre que siendo muy honestos, no es tan para principiantes porque requiere de un mayor compromiso, honestidad y vigilancia. Primero para hacerlo con un plan, mantener y alcanzar los objetivos y luego desarrollar nuevos, todo eso tomando en cuenta nuestras propias limitaciones, pero buscando superar esos límites sin lesionarnos. Allí es donde puede encajar el mágico mundo de las apps. Del cual escribiré próximamente.

Anuncios

Pole Gordo 2

IMG-20150205-WA0006

Soy alguien moderadamente coordinado, procuro no caminar y hablar por teléfono, mucho menos escribir, para eso me orillo o de plano espero un momento de tranquilidad; por eso cuando Elsa me dijo “tomas el tubo, empujas con un brazo, te sostienes con el otro giras y te sueltas” me reí un poco, aunado a eso las miraditas de reojo de las demás asistentes a clase… el resultado fue un grácil Towí cuadraplégico que chocó contra el tubo.

Solo una vez antes había hecho estiramiento y juré no volverlo a hacer, hasta que lo volví a hacer para el pole, aparte de que soy muy poco flexible, a veces tengo mis reservas con respecto al calentamiento, pero siempre tengo en cuenta dos cosas que me llevan a hacerlo y guardarme mi opinión: La regla #18 de Zombieland (Calentar) y las palabras de Hector (el buen hombre que se certificó para enseñar TRX y me da clase), que dice que el mayor porcentaje de las lesiones en el deporte son por no calentar.

Nuestra sociedad sigue siendo bieeeeeen machistita y es otra obviedad que es para compensar nuestras debilidades de género. Cuando he practicado deportes en entornos mayormente masculinos la estratificación es comprensible, somos hombres, nos jodemos, nos burlamos, ñereamos. Hacemos pruebas de fuerza y nos hacemos trampa. Pero en esta ocasión estaba en un terreno totalmente ajeno. Entiendo por qué habrá hombres que JAMÁS intenten el pole. Vi a una chica pequeñita pequeñita escalar 3 metros de tubo y sostenerse solo con la corva. Yo me tropiezo con mis propios pies, acostado. Ya ni voy a hablar de la flexibilidad porque una espalda humana promedio solo se dobla en esos grados hacia atrás durante una posesión demoniaca. Pero no por eso me amilané oh hermanos míos ¡no! Tampoco me arrojé al tubo a querer hacer maromas y evoluciones que me dejaran incapacitado. Tomé la alternativa. Puse atención y traté de emular los movimientos y escuché de nuevo las observaciones de todo lo que estaba haciendo mal.

Esa es otra barrera cultural que vale la pena mencionar. Me ha tocado una buena cantidad de “Oye tú escribes ¿no? léeme y critícame, pero no te tientes el corazón eh” Acto seguido me reclaman porque “solo veo lo malo”. ¿Pa qué te digo lo bueno? Si te marco un defecto o un error es para que lo tomes en cuenta y actúes al respecto. Y tampoco serán comentarios de mala fe, eso no ayuda en nada. Y por último, puedes no hacerme caso y no pasa nada ¿yo que voy a saber de la vida si nada más he vivido la mía? Pero si un instructor te dice “no brinques hacia el tubo, corres el riesgo de romperte la nariz” bueno, eso vale la pena escucharlo y ponerlo en práctica.

Las miradas de reojo desaparecieron eventualmente y cuando terminó la clase traje los brazos pegaditos al torso porque ni el TRX ni la natación me han dejado la sensación de que me llegan hasta los tobillos y solo intenté 3 posturas.

Al día siguiente me topé con el bullying de mis amigas poleras…

Continuará.

Pole gordo 1

IMG-20150205-WA0008

Hace un año entrevisté a una amiga que hace pole. Entonces quería practicarlo para saber de qué se trataba pero no había lugares que admitieran hombres para practicar el deporte. Sigue sin haberlos, al menos cerca de donde vivo, pero mi amiga Pat (que es instructora de más de 30 estilos de combate, pole Y hace playeritas para gato) me invitó a su estudio –“Queremos que empiecen a venir hombres pero no se animan”. El lugar es Vertical Fit Studio www.verticalfitstudio.com allí agendé mi clase de prueba.

Hace un año hubiera entrado en el campo del “se me hizo fácil” y hubiera sido un papelón. Ahora no es que sea mejor, pero al menos pude sostener mi peso.

El templo exclusivamente femenino no ha dejado de serlo, me tocó un poco de hostilidad de parte de la buena gente del estacionamiento y miradas de ladito de las alumnas. Nada que no me hubiera esperado y totalmente comprensible. Pat me contó que instalaron biombos porque recibían atención no solicitada (en inglés se dice ogling, fonéticamente acertadísima) así que supongo que ver a un completo desconocido las predisponía.

Elsa fue mi instructora, me contó que desde chica hizo gimnasia olímpica y ahora en la adultez quería poder hacer algo parecido y el tubo es una barra horizontal, es súper atlética. “Lo que quiero hacer contigo es obviamente lejos de lo femenino a lo que estamos acostumbradas a enseñar aquí ¿has visto a Evgeny Greshilov?” ¡obvio no! “Es el número uno del mundo, velo. Lo importante es sacar partido de tu fuerza de brazos”.

 Continuará…

Establecer metas

objetivosinternet

Ya casi pasamos el mes mágico de “nuevo año nuevo yo” ¿cómo va el punto de “bajar de peso”?

Cuando le escribíamos cartas a Jesús, Santa, los Reyes, pedíamos cosas concretas; no eran listados efímeros que terminaban con “Y la paz mundial” (saluden al público con la manita, recuerden que es corto-corto-laaaaaargo). Y si esa expectativa no era lograda… Navidad del terror, Masacre el día de Reyes. Por eso los padres sabiamente recomendaban que pusiéramos dos o tres opciones.

Una meta concreta ayuda a establecer un compromiso real. Mi meta del año es poder nadar mil metros para Agosto. Suena demandante, pero no descabellado. Mi segunda meta del año es continuar con mi grupo de TRX porque nos hace bien, nos motivamos, nos retamos. ¿Por qué esos dos?

El primero es un compromiso individual, que establezco conmigo mismo para satisfacción propia, nadie más que yo va a salir beneficiado de él, la responsabilidad de su cumplimiento y su evolución recae en mí.

El segundo es un compromiso que repercute en un grupo de personas a las que aprecio, con las que comparto una actividad que nos brinda bienestar, si bien nos buleamos un poco, también nos apoyamos. Convivimos y nos fijamos en el modo en que el otro hace el ejercicio para mejorar nuestra forma o preguntarle a nuestro instructor cómo es el modo correcto de hacer el ejercicio. El beneficio que se logra al mantener unido a este grupo ayuda a fortalecer esta comunidad, motivarnos y fomentarnos un bien.

¿Por qué caemos en el establecimiento de metas efímeras? Una de las razones es que no queremos realmente adquirir el compromiso, no le queremos rehuir pero tampoco queremos admitir su dificultad. De nuevo caemos en el síndrome del avestruz y negamos la realidad, nos mimetizamos con el entorno navegando en la corriente de “los propósitos”.

“Bajar de peso” suena impersonal, cercano pero con una barrera de incertidumbre lo suficientemente amplia como para decir “ah ½ kilo, prueba superada”. “Bajar 5 kilos en 4 meses” eso ya suena a algo concreto y no tan descabellado, aunque el crítico interno (y externo) crea que es poco, es un paso concreto.

Si a esta meta se le añade un método, se fortalece el compromiso, “Bajar 5 kilos en 4 meses, usando este plan de alimentación, esta rutina de ejercicio, monitoreando de esta manera mi evolución”. Se convierte en una fuente de pequeños compromisos, metas a corto plazo que buscaremos cumplir porque están aterrizadas, se perciben logrables para así cumplir una meta a mediano y si funciona se repite o se modifica para lograr algo a largo plazo.

¿Y si no se logra la meta? Pues tenemos el modo de saber qué fue lo que falló, nos quedamos con las partes útiles y modificamos lo que no nos dio los resultados esperados.

En nuestra vida profesional todos tenemos fechas límite, evaluaciones. Esto es igual, y nuestra salud es el jefe/supervisor, los beneficios igualmente los recibimos nosotros y una gran prestación es el que te digan “Oye te pusiste bien eh”, si así de frívolo.

¿Tienen metas para su salud? ¿Cómo las van a lograr?

Hábitos habituales.

problemsolution
Si, de nuevo estamos en el momento de la calentura de “ser un nuevo yo”. Durante Diciembre fui a asomarme a la sección de deportes de tiendas departamentales, a las tiendas dedicadas a deportes y vi filas inmensas que solo eran superadas por las de las jugueterías. También pasé por varios gimnasios, vaciiiiiiiiios; esperando como arañas a que la gordiza nos inscribamos, paguemos un año y vayamos sólo una semana.

Lástima para ellos porque el año empieza en Jueves porque todos tenemos bien en claro que: “El Lunes empiezo la dieta, el ejercicio, tomar más agua, comer una manzana al día…” y dudo que llegue al Viernes.

¿Cuánto tiempo se necesita para formar un hábito? En muchas páginas de ejercicio y salud van a encontrar que en 21 días puedes establecer uno, o sea que, si empezamos hoy (1ero de Enero) en 3 semanas vamos a tener la vida resuelta, nadie cuestiona nada, todos sonrientes y conformes tachamos los días esperando al 21 ¿de dónde salió este número mágico?

El Dr. Maxwell Maltz, cirujano plástico y psicólogo escribió en la introducción a su libro “Psico-cibernéticas” de 1960 que “había notado que a algunos de sus pacientes les tomaba aproximadamente 21 días acostumbrarse, en el caso de los que habían tenido un cambio de nariz, a su nueva imagen. Y que en el caso de los amputados, la sensación del “miembro fantasma” persistía por alrededor de 3 semanas. Para algunas personas es necesario vivir en una casa por ese tiempo para “sentirse en casa”.

Aaaaaah no pues ya con eso. Cuánto rigor científico, al buen Doc “se le hizo” que después de 21 días uno se acostumbra a verse como sea después de un procedimiento de cirugía plástica. De ser cierto, entonces vamos a ver la situación. En diciembre nos aventamos 31 días de posadas, comidas de fin de año, cenas con amigos, reuniones con ex compañeros, exloquesean, las cenas de navidad, tacos pa la cruda post-posada, los partidos de americano, RECALENTADOS, you name it! 31 días de atasque culminando en la cena de año nuevo que la única fruta que se ve son las uvas que te atragantas como pato porque hay que pedir los deseos. Y luego del bailongo con sus respectivos tragos y ¡claro! otro recalentado, vamos a empezar el lunes, que es 5 ¡ay no pero los Reyes y la rosca! Mejor la semana próxima, el 12… si el 12. Para que el 2 de Febrero tengamos el hábito y lo celebremos con los tamalitos del día de La Candelaria.

Eso fueron 43 días de hábitos de tragadera que vamos a querer combatir con 21 de tomar agüita (pero es que me choca porque me la paso en el baño) de comer una manzanita (ash pero me quedo con hambre todo el día) de caminar a la oficina (pero mejor mañana porque hoy voy tarde). Y todavía nos ponemos exigentes de que TIENE QUE FUNCIONAR. Todo basado en la especulación de un señor que “había notado” que algunos se acostumbran a su nueva nariz. Que claramente no es lo mismo que formarse un hábito.

En 2010, personal del Centro de Investigaciones de Salud Conductual del University College de Londres llevó a cabo un estudio más riguroso en el que los participantes eligieron un hábito que deseaban implementar para su vida diaria relacionado con la salud (tomar un vaso de agua al día, incluir una fruta en su dieta) después de una señal diaria (después del desayuno o el almuerzo, de camino al trabajo) y fueron monitoreados por 84 días, los participantes reportaban diariamente que tan automatizado (o habitual) se había sentido la conducta implementada. Dicha automatización se logró en algunos casos después de 66 días (sí, 2 meses y una semana). Hay que hacer hincapié en el ALGUNOS y hay que recordar que es una conducta simple. Para algunos puede tomar más o menos tiempo. Si se quiere adoptar un hábito más complejo (por ejemplo, hacer 30 abdominales diario antes de bañarse) es posible que aumente el tiempo de automatización del hábito, o tal vez sea menos el tiempo para habituarse.

¿Cómo se logra forjar un hábito? Haciéndolo constantemente y consciente de que el 21 de enero no va a ser la fecha mágica en la que “todo será diferente”. La conducta benéfica que adoptemos para mejorar nuestra vida es para nuestro bienestar, vale la pena hacerlo.

¿Qué cuernos es el metabolismo?

2kindsofpeople2 La Doc Geo me dijo “Tienes Síndrome Metabólico” cosa que no hizo la menor mella en mí porque en la vida había escuchado de eso, tampoco es que haya tenido bien en claro lo que es el metabolismo, a lo más que llegaba mi entender es el ejemplo de: “Cuando estaba en la prepa comía como cerrrrrrrrrrrrrrrrdo pero estaba bien flaco, ahora sigo comiendo igual y namás engordo”.

O sea, pues es algo que tiene que ver con la comida, con engordar, el Síndrome Metabólico es de que tu organismo anda lento por la vida sedentaria… pero también está el estúpid@ que come el doble que tú, igualmente está aplatanado y es una varita de nardo. La ecuación no es tan clara en ese aspecto “Esh que mi metabolishmo esh muy rápido” te dice el infame personaje y no queda más que sonreír con un chin…cáeme bien, entre dientes.

Ok hay metabolismos rápidos, lentos, pero ¿qué es el metabolismo?

Así se le llama a las reacciones químicas del cuerpo que liberan o necesitan energía, unas pueden ser anabólicas, otras catabólicas.

Las reacciones anabólicas son las que convierten compuestos simples en sustancias más complejas, son las reacciones que requieren energía, un ejemplo de esto pudiera ser la cicatrización, se toman nutrientes para regenerar el tejido dañado.

Las reacciones catabólicas son las que toman sustancias complejas y las convierten en compuestos simples para que el organismo las pueda aprovechar, como por ejemplo la respiración o comer, ambas reacciones nos brindan energía.

Como lograr descomponer estas moléculas le cuesta trabajito al cuerpo, aparte de que muchas de las reacciones pueden dañar o destruir las células, éstas se valen de enzimas que aceleran las reacciones necesarias para hacer esto.

Sin enzimas seríamos muy diferentes, ya que para liberar la energía de las sustancias químicas las células tendrían que generar temperaturas y presión mucho más elevada que la que usan (Jabba el Hutt ¿les suena? Dejen que su imaginación vuele.) Las enzimas también se llaman catalizadores, por ayudar a mantener la frecuencia de estas transformaciones sin alterar la estructura celular.

En una zona del cerebro recóndita pero muy cercana a nosotros, se ubica el hipotálamo esta región controla los centros de hambre y saciedad.

El centro del hambre siempre está activo, siempre, no importa qué se haga. El centro de saciedad es el amargado que nos inhibe. Esta saciedad se activa con varios estímulos, cuando se llena el tanque de la glucosa, los aminoácidos, lípidos, la temperatura corporal, la distención y la colecistocinina (díganlo rápido 3 veces) Esta palabra ininteligible es el nombre de una hormona que secreta el intestino delgado para avisar que ya va a trabajar.

Como las maravillas del cuerpo toman tiempo, en otra entrada les escribo de todo lo que le va a pasar al bacalao, el pavo, los romeros, la sopa de haba, esa pastita con crema y jamón, los camarones, el vino y todo el postre que se les ocurra darse en estas bonitas fechas de tragazón.

Primer Aniversario.

10644828_851736624851710_610356760185378307_n

No son lo mismo los 90 que pesaba el año pasado a los 88 de este. La cintura me medía 123 cm, ahora 102. El hígado graso está muy reducido. En general el caos ha sido canalizado de forma distinta.

No me queda muy claro si sea un escape parecido a la adicción, un escape destructivo, tampoco sé si haya recaídas. He procurado no caer en la implantación de cambios desesperados y la demanda de resultados inmediatos porque en mi experiencia ese frenesí termina insatisfecho y regresas al lugar en donde estabas pero con una venganza (también conocido como rebote) y en la decepción y el atasque terminas peor de arrepentido (esto no aplica solo a la comida).

El año pasado había dividido el proyecto Menos de Mau en etapas, una de baja de peso, una de mantenimiento. Oh que inocente, que errado. Se me olvidaba la parte en la que los fantasmas de las tragaderas me visitarían.

El fantasma de la Tragazón pasada me recordó que todo lo comido y lo bebido tenía repercusiones actuales, colitis, gastritis, ácido úrico y azúcar alto (seh soy agridulce), dolor de articulaciones, vicios de postura, todo eso me vino a visitar exigiendo un pago inmediato, ineludible.

El fantasma de la Tragazón presente me demostró que ya no puedo entrarle a lo que comía antes, que los cambios en mi alimentación deben ser mejores y más eficientes, el ejercicio que hago puede ser más efectivo cuidando la forma y esta disciplina permea en otros aspectos de mi vida. Que los cambios que he hecho son notorios aunque yo no los perciba.

El fantasma de la Tragazón futura está en los daños que tengo y que me va a tomar más tiempo reparar o aminorar el impacto. Como en el cuento de Dickens, no dice nada, solo señala el rumbo de las cosas basado en las decisiones que tomé o no tomé.

Estuvo bien padre pasar tiempo diciéndome que tenía tiempo, que es cosa de decidirme y en chinga aparecerían los resultados porque, la voluntad lo puede todo y tengo voluntad ¿no? aparte ahí sobre la marcha vamos viendo qué onda y lo voy resolviendo, ya sabes, Mexa Style.

También tuve mi etapa de planeación meticulosa, medición exhaustiva, observación y estudio de cada una de las variables para obtener el resultado óptimo previo a la implantación y ejecución del programa que resolvería todo.

Pffff ambas caras de la moneda del mame.

Hay una seria diferencia entre hacer lo suficiente para cumplir a hacer lo necesario para obtener los resultados deseados. Es una chinga, cuesta, no siempre es cómodo, hay fallas, hay duda, y generalmente habrá que adecuar y cambiar cosas para lograr las metas.

Para no girar en el aire como la moneda del mame, hay que aceptar que se va a fallar a pesar de toda la planeación que uno haga pero tampoco se puede lanzar al ahí vamos viendo.

Se hace lo que se puede con lo que se tiene, tengo la fortuna de contar con la asesoría de personas que tienen el conocimiento y que son generosas al compartirlo, que son pacientes conmigo y que me han visto fallar, me han visto en lo peor de mí y me han hecho saber que hay algo mejor en mi al quedarse conmigo para seguirme apoyando.

Gracias.

¿Qué es el síndrome metabólico?

Bilberry-Tempers-Inflammation-Associated-with-Metabolic-Syndrome

Recientemente se ha puesto muy de moda leer en las redes sociales acerca del Síndrome metabólico y sus terribles consecuencias.

Si bien el Síndrome metabólico no es una entidad nueva, ya que fue descrita por primera vez hace alrededor de 80 años,  sí es muy importante saber cómo podemos modificar nuestros hábitos de vida para evitar al máximo su aparición.

Como la mayoría de las enfermedades, esta puede evitarse aumentando nuestra actividad física y mejorando nuestra alimentación. Fácil ¿No?

Se llama Síndrome  Metabólico al conjunto de entidades que resultan como consecuencia de la resistencia a la insulina y sus enfermedades asociadas.

Dentro de los factores de riesgo que conforman al síndrome metabólicos podemos encontrar a la Hipertensión Arterial, Dislipidemias (Elevación de las grasas en la sangre), Intolerancia a la glucosa por resistencia a la Insulina (Elevación de los niveles de glucosa en sangre) y obesidad.

¿Pero cuál ha sido el impacto de esta enfermedad?

Se estima que en Estados Unidos, alrededor del 25% de la población mayor de 20 años presenta Síndrome Metabólico.  En países latinoamericanos es ya parecido este alcance.

Actualmente ha ido en aumento entre personas a partir de los 35 años de edad, esto debido generalmente a los malos hábitos alimenticios, sedentarismo, tabaquismo y alcoholismo.

¿Cómo hacer el diagnostico?

Primero que nada, no hay que perder de vista que debemos acudir al médico si sospechamos de esta enfermedad, sin embargo, recuerden que la medicina preventiva es mucho mejor por lo que si se ven al espejo y no les gusta la silueta que ven, bien valdría la pena acudir a un chequeo general, principalmente si somos mayores de 35 años.

Existen criterios propuestos por la OMS (Organización Mundial de la Salud ) para llegar al diagnóstico del Síndrome Metabólico, su médico hará lo necesario si considera que puedes padecer Síndrome Metabólico.

Tratamiento Interdisciplinario

Por otro lado, es importante recordar que como seres humanos, somos entes bio-psico-sociales, por eso es muy importante la intervención de varias disciplinas en la prevención y tratamiento de esta entidad;  dentro de los profesionistas fundamentales en el tratamiento del Síndrome Metabólico destacan  Médicos, Nutriólogos y Psicólogos.

Bases importantes del tratamiento:

  • La dieta de tipo mediterráneo, basada en el consumo de aceite de olivas, frutas, vegetales y cereales ha demostrado ser  muy eficaz en el tratamiento del Síndrome Metabólico.
  • El ejercicio aeróbico es altamente recomendable ya que ha demostrado participar en la reducción importante de los componentes del Síndrome Metabólico. Este debe realizarse al menos 30 minutos al día.
  • Suprimir el hábito tabáquico es un eslabón de gran importancia para la disminución del riesgo cardiovascular que suele elevarse al presentar Síndrome Metabólico.

CONCLUSION

El Síndrome Metabólico se encuentra en aumento alarmante en nuestro país por la influencia negativa principalmente de los malos hábitos alimenticios de otros países por la abundancia de “Fast Food Providers”, sedentarismo y excesos en general.

Es altamente recomendable acudir al médico quien es el indicado para realizar un diagnóstico oportuno y en su caso de ser necesario, iniciar tratamiento y referencia a los servicios de nutrición con el objetivo de mejorar nuestro plan alimenticio.

También son útiles otro tipo de terapias ocupacionales en aquellos pacientes con altos niveles de estrés

Recuerden que lo importante no es preocuparse, sino mas bien “ocuparse” porque nunca, nunca es tarde para rectificar el camino si queremos vivir con calidad el resto de nuestra vida.

Un bonito pedazo de carne

Sir_Loins-A-Lot

Estas frente al refrigerador de cortes, ves todos esos paquetes y te das cuenta de que, no tienes ni puerca idea de qué hacer, los picas, los sopesas, examinas los distintos tonos de rojo, algunos tienen vetas blancas, otros un marmoleado muy interesante, algunos tienen hueso y te acuerdas de la carne de Los Picapiedra (si eres de mi edad) o de cuando Homero vence a Red Barclay comiendo bistec.

Para poder elegir una buena carne, recurran a sus sentidos, háganle caso al cavernícola interno (no al carroñero, ese no sabe. Sigan al que tiene lanza de punta de piedra).

La carne de res fresca es roja, si tiene manchas oscuras de tono café o de plano es café, olvídalo, eso no sirve, ha estado mucho tiempo al aire (si, la carne se oxida y por eso su color rojo pierde la brillantez). “¿Y la carne empaquetada al vacío? Esa se ve morada” No hay que temer de esa, el empaquetado es momentos después del corte, una persona que cría reses me comentó que cuando les dan demasiados aditivos a las vacas, la carne se ve excesivamente roja (no vayan a ponerse como seleccionado mexicano).

Firmeza ¿cómo que tan firme? Extiendan su mano, relajen, toquen el gordito de su palma del lado del dedo pulgar y con el índice de la otra mano* sientan, así debe ser la carne cruda.

Aroma, no debe oler ni remotamente mal, si algo no les convence del aroma, no la lleven. ¿Les da penita oler la carne? No veo por qué, si se ponen picky con la ropa ¿por qué no ponerse igual con la comida?

El color de la grasa. Esto es cuando el asunto se pone interesante. Primero vamos a su color. Hay grasa de tonos amarillentos y grasa blanca aperlada. La grasa amarilla es indicador de que el animal comió pasto, los que compran carne etiquetada como orgánica la reconocen así. El tono blanco de la grasa se debe a que en las últimas semanas de vida, alimentaron al animal con cereales. Esto también afecta el marmoleado de la carne (o los depósitos de grasa intramuscular) y su gradación, mientras más marmoleada, más suave y de mayor calidad según los estándares del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) ellos inventaron el sistema que nosotros seguimos ciegamente como ganado (¡Ja!)

Hay personas que se dedican a cocinar que prefieren que la grasa esté en un lado, definida, rodeando el trozo de carne, eso la mantiene jugosa al momento de la cocción (yo comparto esa opinión) esta es la carne que, según el sistema establecido es de menor calidad.

El marmoleado también indica una cosa, que tanto ejercicio hizo el animal en vida. Los que pastan tienen necesidad de estar en movimiento para continuar pastando, los que tienen grasa depositada en la carne estuvieron estáticos más tiempo y no tuvieron necesidad de ejercitarse.

Esto es el único aspecto que puede ser opcional y a gusto de cada quién.

Ahora que regresen al refrigerador, frente a los cortes, no los verán como algo ajeno, su cavernícola interno los va a asesorar.

*¿Por qué con el índice de la otra mano? Porque si usan los dedos de la misma, la tensión del músculo afectará el indicador. Esto también sirve para saber el término de cocción de la carne:

Mano extendida –Cruda.

Índice tocando el pulgar – Roja.

Medio tocando el pulgar – Medio.

Anular tocando el pulgar – Tres Cuartos.

Meñique tocando el pulgar – Bien cocida.